Blog

La ira en nuestros hijos

¿Es normal la manifestación de ira de tu hijo?

Las manifestaciones de ira en tu hijo, a veces, no solo suelen tratarse de berrinches esporádicos, sino que, muy por el contrario, puede representar la punta del iceberg de una manifestación emocional injustificada más preocupante que podrías no haber detectado.

En Policlínica Maio, queremos tratar uno de los temas que en nuestro equipo de psicología hemos detectado como eje de consulta de manera creciente  

¿Cómo darnos cuenta , si los arrebatos o agresiones emocionales van más allá del comportamiento típico de la infancia?. 

Los “normalizados” berrinches y arrebatos emocionales ocasionales, suelen ocurrir si los niños se sienten frustrados o desafiados, o si se les pide que hagan algo que no desean, o si les quitamos algo que ellos quieren. 

Pero cuando los niños hacen estas cosas repetidamente, o no pueden controlar su temperamento, puede tratarse de un comportamiento anómalo que debamos considerar más en detalle. 

A continuación te contamos que tipo de arrebatos emocionales deberían preocuparte:

  • Si los berrinches y arrebatos de tu hijo se producen después de la edad en que se espera que se desarrollen (hasta los 7 u 8 años aproximadamente)
  • Cuando su comportamiento interfiere en el relacionamiento con otros niños, haciendo que sus compañeros lo excluyan de citas de juego y de las fiestas de cumpleaños
  • Notas que se siente molesto por no poder controlar su ira, y eso lo hace sentirse mal y frustrado consigo mismo.
  • Si su conducta le está causando problemas en la escuela, con los profesores manifestando conductas fuera de control
  • Cuando su comportamiento se lo puede considerar peligroso y ponerlo en riesgo tanto para él como para los demás
  • Sus berrinches y su actitud desafiantes causan conflictos en el hogar y perturba la vida familiar

¿Cómo funciona la ira en los niños?

Cuando los niños siguen teniendo regularmente estallidos emocionales, suele ser un síntoma de angustia. 

Lo importante es comprender, qué es lo que está desencadenando el comportamiento de tu hijo. Y aquí, analizamos algunas de las posibles causas subyacentes incluyendo:
  • EL TDAH: Muchos niños con este trastorno, especialmente aquellos que experimentan impulsividad e hiperactividad, manifiestan problemas para controlar su comportamiento. En los casos de TDAH, puede que a los niños les resulte muy difícil cumplir con las instrucciones que se les da, o cambiar de una actividad a otra rápidamente; es por ello que los hace parecer desafiantes y enojados.
    “Existen estudios que demuestran que más del 50% de niños con TDAH exhiben en simultáneo desafío y arrebatos emocionales”
    La incapacidad para concentrarse y completar tareas también puede llevar a berrinches, discusiones y descontroles emocionales. Eso no significa necesariamente que hayan sido diagnosticados con TDAH, de hecho, a veces se pasa por alto la existencia del TDAH en niños que tienen un historial de agresión severa debido a la existencia de problemas de mayor envergadura. 
  • ANSIEDAD: Los niños que parecen estar enojados y desafiantes a menudo tienen una ansiedad severa y no reconocida. Si notas que tu hijo tiene ansiedad, especialmente si la esconde, puede que le resulte difícil enfrentarse a esas situaciones que le generan angustia
    El riesgo en estas circunstancias, es que en situaciones de alta exigencia escolar, donde se produzcan presiones que no pueda manejar, la situación terminará arremetiendo contra él.
    En entornos que inducen a la ansiedad, el instinto de “lucha o huida” de tu hijo puede apoderarse de él traduciéndose en una rabieta o en la negación de hacer algo que le pueda producir miedo agudo.
  • TRAUMATISMO O NEGLIGENCIA: Muchos de los comportamientos en la escuela son el resultado de traumasabandono o caos en el hogar. “Los niños que tienen dificultades, que no se sienten seguros en casa pueden actuar muy hostilmente en la escuela, con tipos de comportamiento bastante intimidantes.”
  • PROBLEMAS DE APRENDIZAJE: Se refiere a las dificultades a la hora de estudiar o hacer la tarea, se muestran distraídos y actúan de esta manera reiteradamente en la escuela o en la casa a la hora de hacer los deberes. 
    Si lo notas, es posible que sufra de un trastorno de aprendizaje no diagnosticado y se manifiesta haciendo que se sienta frustrado e irritable frente a las tareas o materias que se le den mal . En lugar de pedir ayuda, puede romper una tarea o empezar algo con otro niño para crear una distracción a sus problemas reales.
  • PROBLEMAS DE PROCESAMIENTO SENSORIAL: Algunos niños tienen problemas para procesar la información sensorial que reciben del mundo que les rodea. Si tu hijo es hipersensible, o poco sensible, a la estimulación, cosas como determinados sonidos, demasiada luz etc, que lo pueden hacer que se sienta incómodoansiosodistraído o abrumado. Eso puede llevar a que se irrite sin razón aparente para quienes lo rodean.
  • EL AUTISMO: Los niños en el espectro del autismo también suelen estar propensos a colapsos dramáticos. Si tu hijo está diagnosticado con este problema, puede tender a ser “estricto” o “rígido”. 
    Necesita una rutina constante para sentirse seguro- y cualquier cambio inesperado puede desencadenarlo. Puede mostrar problemas sensoriales que tienden a abrumarlo por la estimulación excesiva provocando el desborde de quien lo padece. Estas cuestiones se agravan en personas que carecen de lenguaje y habilidades de comunicación que les permita expresar lo que quieren o necesitan.

Entendiendo las diferentes manifestaciones y causas, te contamos …¿Cómo puedes ayudar a un niño “enfadado”?

Ten en cuenta que los medicamentos no necesariamente arreglarán el comportamiento desafiante o la agresión; en tal caso, pueden reducir los síntomas del TDAH, la ansiedad y otros trastornos mejorando así las condiciones para trabajar en esos comportamientos. 

“Los enfoques conductuales para trabajar en familiason la clave para controlar un comportamiento problemático y  ayudar a gestionar la situación”.

Desde Policlínica Maio, te compartimos algunos factores claves que te ayudarán a surfear estas condiciones  :

  • No cedas, resiste la tentación. Ceder sólo le enseñará a tu hijo que “las rabietas funcionan”.
  • Mantente tranquilo y constante. Las respuestas duras tienden a intensificar la agresión de un niño. Mantener la calma, enseñará a tu hijo que comportamiento pretendemos ver en él.
  • Ignora el comportamiento negativo y elogia el comportamiento positivo. 
  • Utiliza consecuencias consistentes. Tu hijo necesita saber cuáles son las consecuencias de los comportamientos negativos, y las recompensas por los comportamientos positivos
  • Espera para hablar hasta que el colapso haya terminado. 
  • Construye un “Kit de herramientas” para relajarte y contar con elementos que te ayuden en las diferentes situaciones. Tanto padres como hijos deben disponer de un  paquete de medidas para calmarse, tales como: “respirar lentamente, para relajarse, porque no pueden estar calmados y enojados al mismo tiempo”
Piensas que necesitas ayuda profesional?

En Policlínica Maio contamos con psicólogos profesionales  de primer nivel que te ayudarán a gestionar los comportamientos de las persona afectada, sin que repercuta en el ámbito familiar.

Llámanos y pide cita con nuestro equipo profesional especializado!!!

Compartir este post:
andrea¿Es normal la manifestación de ira de tu hijo?